ACTUALIZACIÓN

miércoles, 3 de abril de 2013

LA EXPLICACIÓN DE LA TRAGEDIA











Martes 2 de abril de 2013. La lluvia torrencial afectó a la Ciudad de Buenos aires y el conurbano bonaerense entre las 3 y las 5:30 de la madrugada, lo que provocó una acumulación de más de 180 milímetros de agua en pocas horas. Sólo en las primeras dos horas, cayeron 110 milímetros. El fenómeno se dio en varios barrios porteños como en distintas localidades del Gran Buenos Aires. Pasado el mediodía, nuevas lluvias complicaron aún más la situación. Todo se inundó. El intendente Macri estaba de vaciones una vez más.




.1

Cuando lo extraordinario se transforma en cotidiano, las excusas hacen agua. Ya entrado su sexto año de gobierno en la Ciudad, Mauricio Macri, ha fracasado sistemáticamente en encontrar una solución a las inundaciones recurrentes. Previsible, el jefe de gobierno porteño volvió a apelar a la excusa de la excepcionalidad climática y argumentó que no puede realizar las obras para resolver el desagote de la cuenca del arroyo Vega porque el gobierno nacional le retacea la autorización para obtener el financiamiento. La autorización llegó recién este año.

Sin embargo, desde 2007, Macri tomó varias decisiones de inversión. Redireccionó partidas presupuestarias que debían ser destinadas a la ampliación de la red de subterráneos para otras cuestiones. Decidió invertir en bicisendas y en el Metrobús. Y también decidió que no haría las obras del arroyo Vega. El argumento es que una tarea de esa dimensión sólo se puede hacer con financiamiento internacional que hasta ahora le trababan desde la Casa Rosada. Así lo dijo en la conferencia de prensa que improvisó recién llegado de sus truncas minivacaciones en Brasil.

Sin embargo, sólo la polémica modificación de la 9 de Julio para el Metrobus demandará una inversión de 160 millones de pesos, una cuarta parte de los 150 millones de dólares que se requieren para las obras del Vega. La oposición porteña denuncia además que en 2012 el PRO subejecutó en un 70% el presupuesto para las obras del Maldonado y el arroyo Vega.

Tiene razón Macri cuando argumenta que las obras realizadas demuestran que esa es la solución al problema. Lo que no se puede creer es que después de 6 años de gestión, todavía no haya resuelto el problema y siga mirando al cielo como única explicación para la tragedia.





.2






.3

El naufragio de tres obras

El gobierno porteño tiene paradas tres obras para evitar inundaciones, según consta en un informe de la Auditoría General de la Ciudad. Se trata de las obras de los arroyos Vega y Medrano (Belgrano), el Erézcano y el Ochoa (Pompeya). La primera debía hacerse en la zona que se inundó ayer. La segunda está en manos de la constructora del sobrino de Mauricio Macri. En la tercera, la gestión PRO le adelantó a la empresa la suma de doce millones de pesos. El dinero fue entregado hace cuatro años y finalmente, la obra no la hará esa empresa. Pero el adelanto nunca volvió.

La Auditoría General de la Ciudad publicó en julio de este año un informe en el que señalan que tres obras destinadas a evitar inundaciones se encuentra paradas, en algunos casos hace tres años. La primera es la de los arroyos Vega y Medrano, en la zona de Belgrano que se inundó ayer. La obra está en etapa de preadjudicación desde mayo de 2009.

Según señaló la Auditoría, la licitación presenta una serie de falencias. La principal es que el gobierno no contaba con los fondos para afrontarla. Pese a eso, se la preadjudicaron a la UTE conformada por Constructora Andrade Gutiérrez y Vialco. En el Ministerio de Hacienda, respondieron que “lo que dice la Auditoría es una falacia: la obra se preadjudicó con la condición de que para adjudicarla deben estar los avales del Banco Central para conseguir el financiamiento del Bndes brasileño”, cosa que no ocurrió.

“Macri debe dejar de victimizarse y mentir. Hablé con el jefe de Gabinete de Hacienda, el señor Gigante, y le expliqué cuál es el problema que tenían con el Vega. La Ciudad no puede presentar como garantía la coparticipación federal. El Convenio Aladi-CCR (de pagos y créditos recíprocos) no lo permite”, indicó el auditor kirchnerista Eduardo Epszteyn. “Las obras en Belgrano no comenzaron por la ineficiencia de Macri. Preadjudicaron aquella obra sin cambiar el mecanismo. Ahora optan por culpar a Cristina”, destacó.

La segunda obra paralizada es la del arroyo Erézcano, que corre bajo el barrio de Pompeya. Se la adjudicaron a Iecsa, la empresa que fundó Franco Macri y que actualmente conduce Angelo Calcaterra, primo del jefe de Gobierno. “La obra se encuentra paralizada y con neutralización de plazos”, indicó el informe de la Auditoría. Se debe a que el pliego tenía diferencias con el relevamiento topográfico que hizo Iecsa en la zona: era distinta la calidad del suelo y había interferencias con caños de AYSA. Estarían renegociando esa obra, que está parada desde octubre de 2010.

La tercera obra paralizada desde febrero de 2011 es la que está destinada a construir canales aliviadores de la Cuenca Ochoa y Elía, al sur de la ciudad. Se la adjudicaron a la empresa Vialco SA, que luego fue comprada por Electroingeniería, del grupo Eling, que se vincula con el kirchnerismo. El 30 de septiembre de 2009, Electroingeniería informó al gobierno porteño que las órdenes de pago deberían ser a su nombre. Según señala el informe de Auditoría, la empresa ofreció acortar en dos meses el plazo de la obra si se le adelantaban doce millones de pesos. “La contratista recibió un adelanto financiero destinado al acopio de materiales por un monto de 12.598.908 pesos”, dice el informe.

La Auditoría señala que, pese a que se desembolsó el dinero, “no se han confeccionado las actas de acopio previstas en los pliegos ni se ha efectuado el desacopio de materiales”. La obra se encuentra “paralizada y con neutralización de plazos” desde el 21 de febrero de 2011. El acuerdo se firmó dos años antes y la obra debería haber comenzado el 8 de mayo de 2009. Pasado el tiempo y con la obra ya paralizada, “el anticipo financiero no ha sido reintegrado por la contratista”.

El gobierno porteño y la empresa resolvieron suspender las obras de común acuerdo. “Las causas de la paralización son la interferencia de servicios públicos no previstas en los pliegos licitatorios, diferencias entre el relevamiento topográfico realizado por la contratista y la incluida en los pliegos. En síntesis, diversos problemas con origen en el proyecto del Ejecutivo, reconocidos por el Gobierno de la Ciudad, que llevan a que en la actualidad se esté evaluando la continuidad del contrato”, reseña la Auditoría, en un caso similar a la del arroyo Erézcano. “Gastan millones en consultoría para después hacer mal los pliegos y entregar anticipos sin conocer las interferencias de servicios públicos”, indicó Epszteyn.

En la gestión PRO señalaron a este diario que “todo indica que no van a devolver la plata”. “Se está tratando de resolver con la empresa que otras obras van a hacer. Se gastó la mitad de lo presupuestado, el resto lo van a usar para otras dos obras”, estiman en Bolívar 1. “Esos doce millones son del Foiso. Es endeudamiento imputado a un objetivo específico. No podrían, en principio, hacer otra cosa más allá de calcular los costos de la empresa y que devuelva el resto”, destacó Epszteyn.

“El problema es que tendrían que asumir el costo de que una obra que era prioritaria no se hizo y hubo un perjuicio al erario”, interpretó el auditor porteño. “No queda claro que el acopio de materiales fuera hecho –advirtió–. No hay un certificado de acopio. En realidad, lo que le dieron fue un anticipo financiero.” El auditor recordó otros casos en los que la plata tampoco volvió: “Encontramos casos similares en Sbase y en AUSA. Es una situación que se repite y habla de una mala administración de los contratos de obra pública, que sin duda generan prejuicios al erario”. Los resultados están a la vista.




1 comentario:

  1. Ayer el legislador Cabandié, denunció las inundaciones en Juan B. Justo y Nazca, al mismo tiempo que señalo la escasa utilidad de los túneles aliviadores del Arroyo Maldonado, situación que de mi parte vengo peleando desde el 2004 donde denuncie junto a muchos vecinos y expertos en la materia, la inutilidad de loss túneles para enfrentar las inundaciones, situación que se repetirá si por debajo del arroyo Vega o Medrano tambien construyen túneles.

    Otra es la solución al problema de las inundaciones, no dilapidando 300 millones de dolares como se hizo con el arroyo Maldonado, bajo la Av. Juan B. Justo, si bien sabemos como sensibiliza a muchos, sumas como la mencionada, suficientes como para olvidar inútiles principios y convicciones

    Tengamos también en cuenta que con la entrega de las playas ferroviarias de Liniers, Caballito y Palermo, entre otras, destinadas ahora a la especulación inmobiliaria, la ciudad se impermeabilizará aún más, favoreciendo a más y mejores inundaciones

    Ver mis anteriores comentarios al respecto
    Adolfo Andrés Rossi

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...