jueves, 23 de julio de 2015

NEGOCIOS PRO: SE VIENEN MÁS GRÚAS






El gobierno de la Ciudad prevé abrir los sobres de la licitación del estacionamiento medido, con el que busca modificar un actual sistema monopólico, vencido en 2001 y prorrogado por las sucesivas administraciones, incluida la actual, que por ley debería haberse hecho cargo del servicio de manera estatal desde enero. La gestión PRO optará por extender a casi la mitad de las calles del distrito el sistema de parquímetros, que será manejado por cinco firmas.

Esta decisión renueva el debate acerca del sistema de acarreo, cuya tasa subió más de un 300% desde que asumió el macrismo. Lo comandan 2 empresas que recaudan más de 100 millones de pesos anuales, los cuales se suman a los 186 millones que recibieron como subsidio del Ejecutivo porteño en los últimos 7 años.

Hasta hoy, el sistema de acarreo representa uno de los mayores negocios privados en la Ciudad. El foco está puesto sobre las firmas Dakota S.A. y BRD S.A.I.C.F.I., que operan con los nombres de STO (Sistema de Tránsito Ordenado) y SEC (Sistema de Estacionamiento Controlado), respectivamente.

En 1991, gracias al intendente menemista Carlos Grosso, se quedaron con el servicio de acarreo y estacionamiento en el micro y macrocentro: el sur para SEC y el norte para STO. Luego agregaron los parquímetros. Pero el contrato venció en febrero de 2001. De ahí en más fueron siempre prórrogas.

La nueva licitación del servicio tendría que haberse efectuado el año pasado. Al no concretarla, el acarreo debería estar en manos del Gobierno de la Ciudad desde enero. Así lo establece la Ley 4003, obligando al Estado a preservar la totalidad de las fuentes laborales. Sin embargo, el mismo Ejecutivo porteño fijó nueva fecha de apertura de licitación para el 24 de este mes, justo después de las elecciones en el distrito. Para el auditor general de la Ciudad, Eduardo Epszteyn, el de las grúas y parquímetros “es el contrato más escandaloso” que tiene el gobierno local.

Bajo la gestión PRO, la tasa de acarreo y remoción subió más de un 300% por ciento. En diciembre de 2007 era de 92 pesos, mientras que en 2014 llegó a $ 450. Cuando quisieron subirla a $ 580, un amparo judicial lo frenó. Según los datos de Epszteyn, ambas empresas levantan más de 300 autos por día: "Se llevan $ 4 millones por mes y $ 50 millones al año por esta vía".

Pero no es su único ingreso. El Ministerio de Desarrollo Económico porteño, a través de conceptos como "alquiler de maquinarias" o "adicionales", les entregó cerca de 11 millones de pesos a cada firma durante el primer trimestre de este año, casi el doble que en el mismo período de 2013. Esos $ 21 millones superan los $ 17,6 millones que se destinaron en el primer trimestre a infraestructura escolar. Las firmas se amparan en el decreto 996, de 2007, firmado por el entonces jefe de Gobierno Jorge Telerman, pero en aquel entonces los costos de acarreo y parquímetro eran de casi un 1000% menos.




Cada empresa abona apenas $55 mil como canon por levantar los coches. BRD entrega otros $ 11.250 por una playa en Bernardo de Irigoyen y Juan de Garay, y Dakota, unos $ 33.400 por la playa aledaña a la Facultad de Derecho. Hace dos semanas, la Ciudad licitó la construcción de una nueva playa de acarreo en Constitución, por diez millones de pesos. Y a su vez, Dakota tendrá a su disposición 150 de los 900 lugares en un futuro estacionamiento anexo al nuevo Centro de Exposiciones en Recoleta. Estará concesionado por la empresa que resulte adjudicada, pero el Estado porteño le alquilará esos 150 espacios para dárselos a Dakota. A estos "favores" se agrega que entre las dos firmas ocupan al menos 150 de los 1200 agentes de tránsito que tiene la Ciudad, quienes suelen ir arriba de las grúas.

"Las empresas incumplen las finalidades de la ley. En lugar de funcionar como herramienta del Estado para garantizar el ordenamiento del tránsito, son enormes cajas recaudadoras que garantizan su lucro desmedido, removiendo los autos que pueden trasladar más rápido y fácil", expresó la diputada porteña Claudia Neira (FPV). Y agregó: "Aunque la ley establece que la remoción debe ser solicitada por un funcionario público que constate la infracción, lo que vemos es que los empleados públicos acompañan la grúa y sólo se limitan a firmar el acta conforme a las necesidades de la concesionaria".

Estas ganancias se combinan con la deficiente calidad del servicio. La ONG Malditos Parquímetros recibía 20 denuncias por día en 2012, y hoy registra 44 reclamos diarios. El abogado Javier Miglino, integrante de la asociación, manifiesta que los reclamos son por coches que están bien estacionados e igual se los llevan, por autos que aparecen con roturas y por peleas con los operarios. Asegura: "Entre esos tres rubros las empresas generan un quebranto de 100 mil pesos mensuales que debe pagar la Ciudad. Prácticamente dos veces el canon que abonan ellas".

La regulación llegará con el nuevo sistema de estacionamiento medido, a partir de la licitación de mañana, que incluye parquímetros en más barrios, con la ciudad dividida en cinco zonas, y más playas de acarreo. El llamado a licitación pública había sido fijado inicialmente para el 15 de agosto de 2014.

Abarcará el 45% de las casi 25 mil cuadras que componen la Ciudad de Buenos Aires, aunque actualmente son menos de 8 mil los sitios con estacionamiento medido, en las comunas 1, 2, 3 y 14. Los parquímetros funcionarán de lunes a viernes de 8 a 20 y los sábados de 9 a 13, y no habría tiempo máximo de permanencia. Podrán pagarse con el teléfono celular y con tarjetas.

En la mayoría de las cuadras regirá la tarifa simple, pero en otras aumentará el valor por cada hora que se deje estacionado el vehículo, dividido en dos tipos, por zona, el "progresivo 1" y el "progresivo 2". El servicio será prestado por cinco empresas. A partir de la nueva licitación, entonces, las grúas llegarán a los barrios. Las autoridades calculan que el sistema comenzará a funcionar en el primer cuatrimestre de 2016.

Desde la Ciudad aseguran que ahora el dinero recaudado irá al Ejecutivo porteño, y no a las empresas, a quienes les entregarán un monto mensual por el servicio que brindan, el cual, según la ley, debería ser estatal. Justo en los días donde el jefe de gobierno, Mauricio Macri, sale a defender la presencia del Estado como administrador.

El titular de la ONG "No al Parquímetro", Juan Chavarri, remarcó que "se acarrean un promedio de 800 autos por día, divididos entre las dos empresas. Puede haber unos más desde que se agregó Puerto Madero". En determinadas zonas, una sola grúa llega a levantar hasta dos autos por hora. Pero lo más significativo para Chavarri es el aumento en el valor del acarreo durante la era PR0: de 56 pesos a 450, sin contar los 580 pesos ya decretados por el gobierno porteño y frenados por un amparo vigente: "Si bien las grúas convivieron con varias gestiones de gobierno, ninguna les dio beneficios como Macri: ampliación de zonas, aumentos, subsidios, control total de señalamiento horizontal y vertical a las empresas, y agentes a disposición total".


También en Vicente López, con el metrobus norte

El servicio de grúas también se desató en Vicente López, municipio gobernado por Jorge Macri. A partir de la obra del Metrobus Norte ya no se puede estacionar sobre la Avenida Maipú, y aparecieron las grúas, que cobran 620 pesos, además de la multa.


Chiantore y Niella, dueños del acarreo

La concesión a las empresas, vencida en 2001, fue hecha 10 años antes por el intendente menemista Carlos Grosso. El dueño de Dakota es Reinaldo Niella, empresario de la construcción de origen paraguayo y ex propietario de Jabón Federal. Fue socio del Banco Patagónico, incursionó en el sector petroquímico y también en Internet inalámbrica, a través de Telefonía Pública y Privada S. A. Hoy está a cargo de la firma uno de sus sobrinos, Marcelo Daniel Violante.

Como presidente de BRD figura Ricardo Chiantore (h), y algunos miembros de su directorio aparecen inscriptos en la AFIP como monotributistas, categoría D. Hasta hace pocos años manejó los hilos de la compañía su padre, José Ricardo Chiantore, cercano al ex presidente Carlos Menem, a quien acompañó en comitivas oficiales. Juntos compartieron cazas en cotos privados de Alfredo Yabrán. De hecho, Chiantore presidió el Safari Club International (SCI), el mismo honor que alguna vez tuvo el ex ministro de Economía de la dictadura cívico-militar, José Alfredo Martínez de Hoz.


Números

De acuerdo a la respuesta del Ejecutivo porteño sobre un pedido de informes de la diputada porteña Claudia Neira (Frente para la Victoria), durante el periodo 2013 la empresa BRD realizó 39.022 acarreos.

En el primer semestre de 2014, acarreó 34.882 vehículos.

Es decir que en apenas seis meses hizo casi la misma cantidad que en todo el año anterior.




















2 comentarios:

  1. Es fácil quejarse por el incremento del acarreo, pero no se dice que desde el 2001 hasta el 2008 la tarifa no se incremento y siguió en el mismo valor que cuando empezó el sistema allá por el 91. Luego del 2001 empezó la inflación??? O me equivoco, como se puede mantener un sistema sin acomodar los valores a la realidad? Que nos pasa hoy con los valores de luz, gas, transporte? No se puede seguir en la irrealidad que durante todos estos años nos dibujaron.

    ResponderEliminar
  2. No es una irrealidad lo que sucedía, es que el Estado nacional intervenía en la economía para que el Mercado no se fagocite a la población, ahora, con Macri, los gerentes devenidos en ministros trabajan para las corporaciones, para los Supermercados, para los exportadores, para Edenor, para Edesur, para el Grupo Clarín, etc...

    Conrado.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...