ACTUALIZACIÓN

lunes, 16 de enero de 2012

DESENCUENTRO







En la oficina de la Legislatura de Susana Rinaldi conviven un cuadro de Alfredo Palacios (de joven, con el bigote negro) y otro en el que caminan agarrados de la mano Evita, el Che y el Eternauta. “Estoy recién llegada y recién ponida, como dicen los chicos”, sostiene la diputada del bloque de Aníbal Ibarra. No es la primera vez que La Tana incursiona en la política partidaria: hubiera sido senadora si no fuera porque Gustavo Béliz le birló la banca que le correspondía en reemplazo de Alfredo Bravo. En los ’70, la Triple A la condenó a muerte y se exilió. Vivió 25 años en Francia e Italia. Desde que asumió la banca, decidió poner en stand by su tarea como cantante, aunque continúa como vicepresidenta segunda de la Asociación Argentina de Intérpretes. En diálogo con Página/12, afirma que “Macri es el padre del veto universal”.

–Si Macri fuera un tango, ¿cuál sería?

–“Estás desorientado y no sabés qué trole hay que tomar para vivir.” “Desencuentro”, porque ese desencuentro es el que explicaría el 60 por ciento que lo votó nuevamente. También su cara de “yo no fui” frente a tanto acontecimiento de todo tipo, color y forma. Y que hay cierta gente en mi querida ciudad que parecería haber pasado el tiempo sin darse cuenta de que el tiempo tiene un peso sustancial, al cual no le hacen caso.

–¿Qué piensa del debate sobre el aumento de la tarifa del subte?

–El aumento es propio de alguien que parece vivir colgado de la parra. ¿Viste cómo son esos alumnos de escuela de ricos que miran siempre a la distancia? Es como que se están tocando las bolas para saber qué hacer con ellas. Sus funcionarios parecen tan ausentes de la realidad como él mismo.

–¿Cuál es la explicación para los 84 vetos de Macri?

–Macri es el padre del veto universal. No es un chiste, sino una tristísima realidad. Alguien que veta así es alguien que tacha las cuentas que no sabe resolver y las tira a la basura. Esa sensación me dan sus vetos. Este señor les dice a sus propios legisladores: “Ustedes no saben nada, el que sabe soy yo y por eso tacho lo que acaban de hacer”. Lo que veo en sus vetos es no tomar en cuenta ningún tipo de realidad social, política y, por lo tanto, cultural.

–Entre los últimos vetos estuvo el de la jubilación de los músicos...

–Veta lo de los músicos porque a él no le importa nada. ¿Qué lo conmueve? El habla de Antonia y estoy segura de que no le ha visto nunca la cara a la niña. Tiene que mirar el futuro en esa niña y él parecería no tener futuro. El tiene un presente vetador.

–¿La avanzada contra los “manteros” forma parte de esta concepción?

–Les está quitando su trabajo y ofendiendo su creatividad. ¿Cómo vas a echar a patadas a la gente que encontró desde la artesanía su modus vivendi? Viene gente de todas las partes del mundo, porque tenemos mucho turismo, a buscar ese tipo de cosas. En otras partes del mundo, el municipio les da un lugar y les garantiza su trabajo. Aquí, ¿qué espacio les garantiza?

–¿El bloque ibarrista tendría que integrarse al del kirchnerismo?

–Decir sí o no está mal. Sí creo que nos tenemos que tomar tiempo. ¿Por qué no voy a pretender un tiempo para probarme? No lo veo como una problemática. Desde el momento en que hemos no sólo votado sino trabajado para el Frente para la Victoria, ya estamos indicando allí una necesidad de unión con el FpV. Eso es una cosa y otra es que mi jefe actual quede diluido antes de empezar con la presidencia de Juan Cabandié, que es un chico que se está haciendo al respecto. Y que viene –como tiene que ser– con una fuerza avasalladora. Es la generación –y hablo también por mis hijos– que cree que todo tiene que hacerse ya, hoy. No, lo que quieras hacer lo podés hacer siempre que estés vivo. Y ninguno de nosotros piensa morirse.

–Usted se reivindica como socialista, ¿cómo ve el rumbo de Hermes Binner?

–Estoy alejada de ese aparato que se llama Partido Socialista (PS). Siento que hay una preocupación muy grande de Binner de no dar a entender que está de acuerdo con muchas de las cosas del gobierno nacional. El socialismo debiera reconocer que muchas de las causas por las que peleó toda su vida ahora se llevan adelante. Debería estimularlo y no ningunearlo. Esto es lo que veo y me gusta poco.

–Cuando junto con Alfredo Bravo se aliaron a Elisa Carrió, hace más de diez años, ¿se imaginaban su discurso actual?

–El día que ella dijo “poco importa un senador de Capital”, yo me quise morir. Y ahí tuve muy claro que ella podía cumplir el rol actual. Fue una de las razones por las que a mi querido Bravo se le partió el corazón. No tuvo apoyo, de ningún tipo. Bravo fue el gran peleador en serio que tuvo el PS: el único que tomó ese rumbo se llama Jorge Rivas. Ella (Carrió) es la única persona que no me inspira ni siquiera un “pobre mujer”, porque tiene una cosa tan sectaria. Tan fea.




1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...