GLIFOSATO

La Saga del GLIFOSATO: Lino Barañao desacreditó el trabajo de Andrés Carrasco y defendió al glifosato (y al modelo agropecuario). Y no dejó de hacerlo en cuanto micrófono se acercara. Incluso cuestionó el trabajo de Carrasco en encuentros de Aapresid (empresarios del agro) y, sobre todo, en el Conicet...

lunes, 10 de junio de 2019

ANA ZABALOY, OTRA VÍCTIMA DE MONSANTO




    Ana Zabaloy era una maestra rural que luchaba para frenar el uso de agrotóxicos en cercanías a las escuelas... No la escucharon. Murió de cáncer el sábado 8 de junio, en San Antonio de Areco... (NOTA COMPLETA)



Ana es un ejemplo entre miles de casos en nuestro país, silenciados por los medios de difusión hegemónica. Durante años, BAYER - MONSANTO han rociado millones de dólares en diarios, revistas, televisión y radio para que nadie critique la soja transgénica, el glifosato y la privatización de las semillas.

Además, los dólares de BAYER - MONSANTO silencian las investigaciones en las universidades, tanto públicas como privadas.

Así, cuando se alza una voz disonante, se lo cataloga de "loquito suelto", y se lo estigmatiza y castiga, como sucedió con el científico argentino ANDRÉS EDUARDO CARRASCO.

“No descubrí nada nuevo. Digo lo mismo que las familias que son fumigadas, sólo que lo confirmé en un laboratorio”, solía decir Andrés Carrasco. Y comenzó a ser invitado a cuanto encuentro había. Desde universidades y congresos científicos, hasta encuentros de asambleas socioambientales y escuelas fumigadas. Intentaba ir a todos lados, restando tiempo al laboratorio y a su familia.

También ganó muchos enemigos. Los primeros que le salieron al cruce: las empresas de agroquímicos. Abogados de CASAFE (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes, reúne a las grandes corporaciones del agro) llegaron hasta su laboratorio en la Facultad de Medicina y lo patotearon. ANDRÉS CARRASCO comenzó a recibir llamadas anónimas amenazantes. Y también lo desacreditó el ministro de Ciencia, Lino Barañao. Lo hizo, nada menos, que en el programa de Héctor Huergo, jefe de Clarín Rural y lobbysta de las empresas.




Ana enfermó por su continua cercanía con el veneno que firmas locales y multinacionales rocían en sus zonas de producción. La docente ya había sufrido trastornos a causa de las fumigaciones, entre ellas una parestesia facial y un severo problema de insuficiencia respiratoria.

En un documental, Ana Zabaloy contaba lo que le sucedía a diario al estar en contacto con estos productos, y se refería al accionar de las empresas que arrojan glifosato desde aviones o por tierra: "Me pasó de llegar con cosas cargadas a las clases y encontrarme con máquinas fumigando, sin poder detenerlas. Aspiré lo que se estaba fumigando, volví con la cara paralizada y después de ese acontecimiento los chicos y sus familias empezaron a hablar de cómo fumigan en sus casas”.



→ Carta de Ana Zabaloy, ex directora de una escuela rural fumigada de San Antonio de Areco...


    • Mi nombre es Ana Zabaloy y fui durante seis años directora de la escuela número 11 de San Antonio de Areco. Ese período sufrimos junto a mis alumnos constantes fumigaciones con agrotóxicos en las proximidades de la escuela y en pleno horario escolar. En una de esas ocasiones el producto utilizado fue 2,4-D, y me volví a mi casa con una parestesia facial y con una insuficiencia respiratoria. Somos muchas las docentes rurales que padecemos esta misma realidad, las fumigaciones nos atravesaron la vida y en muchos casos se llevaron por delante nuestra salud. Nadie nos los contó, no lo leímos en ningún diario, nos pasó, lo vivimos, como una cotidianidad inevitable. Somos testigos obligados del costo humano del actual sistema productivo. Vimos a nuestros alumnos sufrir los efectos de las fumigaciones en la salud , así como si la Constitución Nacional y los derechos del niño ni la mismísima ley de educación nacional no fueron aplicables a los niños de las zonas rurales ni a sus familias , todos rociados con venenos por aire y tierra.
    • • Sin posibilidad de reclamar porque esto significaría pagar el precio de quedar sin casa y sin trabajo en el mismo instante de abrir la boca. Las docentes rurales somos testigos de esa impotencia y de toda la impunidad de los que producen a costa de nuestra salud, de la salud de todos.
    • • • Muchos de los docentes afectados de la provincia de Buenos Aires nos hemos reunido en lo que denominamos red de docentes por la vida para apoyarnos solidariamente, hacernos escuchar y para que cada una de nosotras no está sola a pesar de todo. La mayoría de las veces estamos solas en nuestros pueblos, enfrentando la indiferencia, la falta de compromiso de los que deberían cuidarnos. Complicidades del poder político y hasta amenazas.
    • • • • La realidad es que en esta lucha hay unos grandes ausentes: en primer lugar las autoridades de la dirección general de escuelas, a las que parece no importarles que tantos niños en nuestro país junto a sus docentes sean fumigados como insectos durante las horas de clases, afectando claramente sus derechos a desarrollarse y a educarse en un ambiente sano, lejos de cualquier agresión física. También las inspectoras, es necesario que ellas hagan algo más que elevar notas formales que nunca tiene respuesta, es su deber defender los derechos de las escuelas rurales y de su población escolar con la ley nacional de educación en la mano porque todo está ahí, queridas señoras, y por otra parte a los gremios que agrupan al personal docente y no docente de la provincia de Buenos Aires, les decimos que es necesario que nos acompañen en esta lucha por la defensa de nuestros derechos como trabajadores de la educación expuestos constantemente a riesgos de salud por el solo hecho de concurrir a nuestro lugar de trabajo diariamente, además de la imposibilidad de proteger en estas circunstancias la seguridad e integridad de nuestros alumnos, con todo lo que ello implica.
    • • • • • Faltan los comunicados oficiales a nivel provincial y nacional de las autoridades gremiales haciéndose eco de esta problemática que se ha transformado a lo largo de tantos años de impunidad en un genocidio silencioso, a veces es difícil no sentir que los niños y docentes y pobladores de escuelas y poblados rurales no formamos parte de lo que tan poéticamente describe Eduardo Galeano en su poema Los Nadies. En nombre de nuestros niños, de sus familias y de nosotros mismos, una vez más exigimos: paren de fumigar las escuelas y poblados rurales. Paren de enfermarnos. Paren de matarnos.



→ Se nos fue Ana Zabaloy, una de nuestras maestras fumigadas. Tanta tristeza que las palabras se ausentan. Emblema de la lucha contra el uso de agrotóxicos en la provincia de Buenos Aires y símbolo de la batalla que libran las docentes en nuestras escuelas rurales. Exdirectora de la escuela número 11 de San Antonio de Areco, sufrió en su cuerpo los efectos de venenos como el 2,4-D. De una parestesia facial a la insuficiencia respiratoria, pasando por consecuencias de salud mucho más graves, Ana devino en otro ejemplo de cómo el modelo agrotóxico apaga nuestra supervivencia. Peleó del lado y a favor de la vida hasta que decidió volverse eterna. Ocurrió anoche. La abrazaremos por siempre.

Patricio Eleisegui




Exaltación de la Cruz, 11 de junio de 2019

COMUNICADO DE PRENSA

A tres meses de las fumigaciones con agrotóxicos en las escuelas de Parada Robles, nos siguen envenenando. Cambian el método de aplicación, pero el objetivo y las consecuencias son las mismas: ganancias económicas para unos/as pocos/as empresarios/as y enfermedades al por mayor para las grandes mayorías. Por eso el reclamo sigue, y convocamos a asamblea abierta este martes 11 de junio a las 18 hs en la Plaza de Capilla del Señor, para luego ingresar a la sesión del Concejo Deliberante, donde se tratará la problemática.

Reunidos en asamblea en el día internacional del ambiente (5 de junio), y en el marco de la Marcha Plurinacional de los Barbijos, hemos discutido sobre los problemas que nos provoca el agronegocio y las posibles soluciones a los mismos. Entendemos que la participación de vecinos/as y trabajadores/es del distrito en los espacios de democracia directa es fundamental para avanzar en la lucha por una Exaltación sin venenos y agroecológica.

Ya paramos las fumigaciones aéreas, pero sabemos que para el agronegocio ese fue el precio más barato que podían pagar por lo que habían hecho el 11 de marzo en Parada Robles, cuando fumigaron con avioneta sobre la EP N° 4 y la EEST N° 1, en pleno horario escolar y los barrios y casas aledañas. 

A 3 meses de ese hecho, nos siguen fumigando con otros métodos, con mosquitos y mochilas, como ocurrió el lunes 3 de junio en las inmediaciones de las mismas escuelas. Y por si esto no bastara, el miércoles pasado, el colmo: en plena asamblea pasó un "mosquito" (equipo aplicador terrestre autopropulsado) por la rotonda de Robles pasadas las 17:30 hs, incumpliendo la ordenanza local por transitar por espacios urbanos; y encima, ayer lunes 10 aparecieron bidones del herbicida glifosato tirados en las calles del barrio San José.

Nos quisieron tirar una limosna para dejemos de luchar, pero no nos conformaron, y por eso entendemos la prohibición de las fumigaciones aéreas sólo como un paso más. Por todo esto, exigimos la prohibición total e inmediata del uso de agrotóxicos y la promoción de la agroecología en todo el distrito, ya que se puede producir de otra manera.

Ya pasaron casi 3 meses y aún no sabemos si el agua que tomamos en las escuelas es potable, lo mismo que en las casas. Seguimos exigiendo respuestas al intendente Adrián Sánchez, al Concejo Deliberante, al Consejo Escolar y a la Inspectora Jefe Distrital Karina Robles, según corresponda en cada caso.

LA SITUACIÓN EN LAS ESCUELAS

Hace pocos días atrás se presentaron los resultados del mapeo de escuelas fumigadas del partido, y por eso sabemos que todas y cada una de las escuelas de Exaltación son víctimas de la fumigación con venenos. Y si cada escuela lo está, esto quiere decir que la mayoría o todas los barrios y las casas aisladas también, sea en Parada Robles, Los Cardales o Capilla del Señor. Nadie se salva.

Desde la Asamblea nos ponemos a disposición de las escuelas y jardines para aportarles información, incluyendo el Protocolo de actuación ante casos de fumigación con agrotóxicos, lo cual puede servirles para confeccionar sus planes de prevención de riesgos.

También ofrecemos nuestros humildes aportes a todos/as los/as vecinos del distrito ante cada caso de contaminación que sufran.

Asamblea de vecinos/as y trabajadores/as de Exaltación de la Cruz afectados/as por las fumigaciones con agrotóxicos

Contactos de prensa:
- 11 6595 7465
- 11 3660 0008
- 11 6303 2205








NOTAS DE LA SAGA DEL GLIFOSATO...




























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...