sábado, 11 de febrero de 2012

JÓVENES REMANDO EN EL RIACHUELO






En un muelle de fierro instalado en uno de los infinitos recodos que habitualmente no vemos del Riachuelo, jóvenes de entre 14 y 21 años toman clases gratuitas de remo.

La imagen es rara, las aguas tienen ese color indefinido de la contaminación y los plásticos flotan aquí y allá. Desde los bordes del río, los habitantes de la Villa 21-24 de Barracas miran a los chicos, sus chicos, hacer deporte náutico.

Los 6 botes utilizados para esta inusual actividad son provistos por la Prefectura Naval Argentina, al igual que los instructores, porque las clases de remo forman parte de un programa de prevención y promoción cultural que llevan adelante el Ministerio de Seguridad y la Secretaría de Cultura de la Nación, con apoyo del Ministerio de Desarrollo Social, el Ministerio de Salud y la Secretaría de Deportes de la Nación.

La actividad se desarrolla en el corazón de la villa, atrás de la parroquia de Caacupé. Víctor Ramos, coordinador del Centro Cultural Villa 21, trabaja desde hace muchos años en este barrio, y a él se le ocurrió la idea.

“Teniendo en cuenta que la Prefectura está en el barrio y recorren los pasillos de la villa para brindarnos seguridad, y que estudiaron náutica, se nos ocurrió que articulen a través de estos cursos su relación con la comunidad. A la ministra Nilda Garré le pareció bárbaro y a nosotros nos viene fenómeno, porque como dice Jorge Coscia (Secretario de Cultura de la Nación), cada peso que se gasta en cultura son tres que se ahorra en seguridad”.



DERECHO A UNA VIDA SALUDABLE

Los chicos esperan con impaciencia su turno para remar. La capacidad del curso superó ampliamente las previsiones iniciales. Al principio, se había organizado para 60 chicos, y hubo que ampliar el cupo a 90.

“Los grupos de chicos más grandes avanzaron más por cuestiones de fuerza y largo de brazos. Pero tuvimos una sorpresa con los más chicos porque agarraron enseguida las cadencias, los tiempos de remo. Les falta fuerza, pero lo importante es que adquirieron la técnica”, explica Gaston Jorge Da Silva, prefecto y coordinador de los cursos en el turno tarde.

Cada chico lleva chaleco salvavidas y, por las dudas, hay dos lanchas de Prefectura custodiando que no suceda un percance. Hasta el momento, afortunadamente, no tuvieron que entrar en acción.

“Es central en la política de seguridad el fortalecimiento de acciones que permitan a las comunidades en situación de vulnerabilidad acceder a sus derechos, como el derecho a la recreación, el ocio y una calidad de vida más saludable”, explica la secretaria de Políticas de Prevención y Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad, Ileana Arduino.

“El plan Cinturón Sur tenía un primer paso operativo de despliegue de fuerzas de seguridad en la zona sur de capital. En esta segunda etapa, las líneas de acción no están asentadas en los componentes policiales sino en políticas sociales orientadas a la reducción de conflictos y violencia”.

Navegar por el Riachuelo en un bote de remo es un experiencia, al menos, curiosa. En los recodos del río se acumulan colchones de mugre atravesados por ramas y decorados por el azar de la corriente.

Ramos asegura, no obstante, que ya se empieza a observar cierto mejoramiento. “Es lento, pero el Riachuelo está un poco menos mal que hace unos años –dice– y nos parece que si se está recuperando, es un recurso que hay que ocupar”.

La subsecretaria de Gestión Cultural de la Nación, Marcela Cardillo, dice que este interés de los jóvenes, ignorado hasta el momento “es en realidad un interés que se cae de maduro, los chicos tienen el Riachuelo ahí todo el tiempo, lo lógico es que lo usen. Para eso, nos basamos en un concepto de cultura un poco más amplio que los clásicos ornamentos de plástica, música, etcétera”.

Si bien la Prefectura retirará los botes a fin de febrero, la idea de los organizadores es darle continuidad al proyecto y fortalecer el muelle. “Ojalá un día tengamos el Yacht Club Villa 21-24”, bromea Ramos.









Tal vez, podamos recuperar los sueños de Benito Quinquela Martín, el río límpio y pujante, lleno de barcos, lanchas y canoas, la alegría y la música flotando sobre el agua, los peces bailando una milonga.

Producción y Trabajo, Turismo, Comercio, Transporte y Esparcimiento. El río espera esa oportunidad. Nosotros también.

Es posible, si logramos concretar en el RIACHUELO un:

CORREDOR TURISTICO - PRODUCTIVO RIBEREÑO






1 comentario:

  1. ey! mi hermano, que hoy tiene 53, navego infinitas veces desde el club regatas de avellaneda cuando era pibe. Aprendias a remar desde alli, cuando todavia habia fiebre por ir a bailar aunque sea en carnaval si tenias 15. Por ahi el carnaval y remar desde Regatas a la hora en que el sol cae y todo es hermoso vuelva a ser posible.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...