domingo, 24 de marzo de 2013

CAOS EN LA 9 DE JULIO


























La avenida 9 de Julio es la imagen de Buenos Aires por antonomasia, la cara visible de una urbe que bulle y trajinan millones de personas con sus tareas, oficios, y proyectos.



El intendente porteño, Mauricio Macri  -obedeciendo los dictados de la mercadotecnia electoral que le sopla Jaime Durán Barba-  sostiene que si hay que llamar la atención hay que hacerlo a lo grande, por eso, si va a intervenir en la avenida más importante de la Argentina tiene que ser de modo escandaloso. En consecuencia, no se pensó en usar Cerrito-Lima y Bernardo de Irigoyen-Carlos Pellegrini como corredores para el Metrobus (que hubiera sido lo más lógico) y se pergeñó enchastrar toda la traza con el Metrobús por el centro.






Una vez, le preguntaron a Mauricio Macri quién era el intendente que más admiraba y él respondió: «Osvaldo Cacciatore».






El Metrobus en la 9 de Julio no sólo cambiará la vista de la avenida más emblemática de la ciudad de Buenos Aires; también modificará la fisonomía de la Plaza de la República; y todo será un caos.

¿Cuánto demorará transitar con un auto desde libertador hasta Constitución o viceversa? ¿Cuánto combustible malgastado, cuánto ruido, cuánta contaminación innecesaria?

 Evidentemente a Macri no le importa porque imagina y acciona toda su gestión de gobierno en pos de una ciudad para pocos.

Los trabajos cambiarán la morfología de la Plaza de la República, que sumará, en los extremos, 238 metros cuadrados de superficie.

El entorno tendrá cuatro cambios importantes:

El Metrobus circulará por el lado este de la plaza, en ambos sentidos

Dicen que se pretende mejorar la fluidez del cruce de la 9 de Julio con Corrientes: en el giro desde la calzada central de la 9 de Julio hacia Diagonal Norte y Corrientes se separarán tres carriles que giran del tránsito pasante. Para conseguirlo se construirá una separación física que mejorará la fluidez del tránsito pasante, que, según cifras oficiales, en hora pico es de entre 4500 y 4600 vehículos. En hora pico usan este giro 1400 vehículos por hora

Se ordenará el giro que se realiza desde Corrientes hacia Carlos Pellegrini y 9 de Julio (hacia el Norte). El giro se va a poder realizar directamente, a diferencia de lo que ocurre ahora, donde hay que bordear la plaza para tomar la 9 de Julio. Para esto se generará un bolsón vehicular. Por eso el cruce peatonal de esa intersección se desplazará unos 15 metros hacia el Norte

¿Qué pasará cuando los vehículos que vienen por la 9 de Julio quieran doblar? ¿Cómo se resolverá la galleta que se producirá con el amontonamiento, el corte de los semáforos, los metrobuses yendo y viniendo?

Todas las combis que hoy operan en el entorno del Obelisco, el Teatro Colón, Tribunales y 9 de Julio se trasladarán a un nuevo centro operativo ubicado en el estacionamiento bajo nivel entre Sarmiento y Mitre

"La plaza sumará más espacios verdes. Y así se reconvertirá toda la 9 de Julio. A partir de la fuerte necesidad de una movilidad más ordenada, pero manteniendo siempre el cuidado por el ambiente", explicó el subsecretario de Tránsito y Transporte porteño, Guillermo Dietrich.


La Plaza de la República sufrió varios cambios: fue redonda en 1940; ovalada, en 1965; con extremos redondeados, cortada y con "anexos" norte y sur. La versión 2013 PRO promete eliminar esos anexos, que hoy se utilizan para retomar la avenida. Quienes vengan del Sur y deseen volver, a la altura del Obelisco, deberán intentar hacerlo en Lavalle..








Lea también...

LOS ÁRBOLES, EL METROBUS Y LA ESTUPIDEZ 

 

 

 


1 comentario:

  1. No tiene lógica lo del Metrobus en la 9 de Julio justo ocupando el medio de la avenida. Es patético. Es deformar la ciudad. Este tipo está cometiendo un genocidio arquitectónico.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...