martes, 26 de febrero de 2013

CUEROS Y CONTAMINACIÓN










“El sector de curtiembres está dominado por un grupo de grandes empresas que, si bien adaptaron sus productos a las exigencias internacionales de calidad, no han adoptado estrategias eficaces para terminar con el vertido de sustancias peligrosas. Estas empresas aprovechan la legislación local, más laxa que la vigente en muchos de los países a donde destinan sus productos, para evitar implementar estrictos controles de sustancias químicas peligrosas en los procesos productivos y sus vertidos, que en cambio sí aplican en su producto final para poder acceder a esos mercados. Entre las principales curtiembres exportadoras de la cuenca se puede mencionar a Arlei, Sadesa, Fonseca, La Hispano Argentina, Angel Giordano, Urciuoli, Américo Gaita y Esposito. Este sector fue identificado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación como uno de los más contaminantes de la Cuenca Riachuelo-Matanza”, destaca el informe “Cueros tóxicos II”, de Greenpeace Argentina.

“Acumar, hasta hoy, no les exige a las empresas que dejen de contaminar: aun cuando todas las empresas cumplieran las pautas de Acumar, el Riachuelo seguiría contaminado”.

La Resolución 1 de Acumar, de 2007, se limita a pedir a las empresas que sus efluentes no superen determinado porcentaje de contaminantes: así, para cumplir, la empresa no tiene más que utilizar más agua, de modo que el tóxico se diluya más, aunque la cantidad vertida sea la misma.

Y la Resolución 3, de Acumar, de 2009, establece objetivos tan poco ambiciosos como ‘la apreciación del paisaje’ o ‘el ciclismo’ en las cercanías, pero no reconoce ningún uso para el agua, que seguirá contaminada. La Acumar tiene potestad para modificar esas resoluciones, hechas a medida de la contaminación, pero las mantiene.



1

Una de las principales curtiembres que envían efluentes a la cuenca del Riachuelo –cuyo dueño es tesorero de la Unión Industrial Argentina y presidente de la entidad Industriales para el Saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo– “no ha cesado de verter sustancias contaminantes”, según un informe elaborado por Greenpeace Argentina. Ello incluye cantidades de cromo “12 veces superiores al límite fijado” y de materia orgánica “casi 3 veces por encima de lo establecido”; en los sedimentos, “el plomo supera más de 15 veces” los parámetros internacionales. El mismo empresario integra el directorio de una firma, supuestamente dedicada a tratar efluentes, que habría simplemente arrojado “una enorme cantidad de barros de cromo, sin tratar”, en un baldío adyacente. El caso da testimonio de que “las grandes curtiembres no han asumido el compromiso de dejar de contaminar”. Pero, también, reflejaría “la falta de controles efectivos por Acumar y la falencia de los planes de reconversión industrial”. Según Greenpeace, “no hay ningún dato de mejoría en la calidad del agua del Riachuelo” desde que, en 2008, la Corte Suprema de la Nación ordenó su saneamiento.

La firma Antonio Esposito S.A. “forma parte del grupo de las principales curtiembres exportadoras del país; vende sus productos a Alemania, Italia, Brasil y Estados Unidos, y también distribuye cueros en todo el país. Posee cuatro establecimientos, todos en la localidad de Sarandí, partido de Avellaneda. A pesar de contar con el Plan de Reconversión Industrial (PRI) aprobado por la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar), la empresa no ha cesado de verter en el arroyo Sarandí –en la cuenca del Riachuelo– contaminantes por encima de los valores permitidos por la normativa de Acumar, que de por sí es laxa”: así lo sostiene el informe “Cueros tóxicos II: Curtiembres. Actualización de evidencias de contaminación en la Cuenca Matanza-Riachuelo”.



2



Aldo Esposito, además de ser presidente de UISCUMARR –entidad creada en 2010- preside la Unión Industrial de Lanús, es vicepresidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires y tesorero de la UIA, a nivel nacional. Como empresario, está al frente del negocio familiar, Antonio Esposito S.A., una curtiembre radicada en Sarandí, que figura entre las más importantes del país y que también abarca los mercados mundiales de Asia, Europa y Estados Unidos...


─ PREGUNTA: Hablando de contaminación… ¿No es un contrasentido que las empresas –sindicadas como uno de los agentes contaminantes más importantes junto con la descarga de efluentes cloacales- decidan trabajar para el saneamiento de las cuencas?

Aldo Esposito: Al contrario. Cuando tenes un problema, tenes que asumirlo. Asumimos el problema como empresarios, y necesitamos que también el Estado asuma que hay un problema. Porque mientras hablamos de contaminación, en Italia mi colega está hablando de moda, de comercio, de innovación, de nuevos mercados, de generar trabajo. ¿Cuál es la diferencia? Allá intervino el Estado. En nuestro país, el Estado en el caso de las curtiembres apareció en la ley de presupuesto del año 2009, artículo 75, dando la promoción industrial a la curtiembre brasilera Bom Retiro -ex Yoma- le dieron 300 millones de pesos a La Rioja. Sólo en Lanús tenemos un 30% más de habitantes que toda la provincia de La Rioja. Un cuero que se faena en la provincia de Buenos Aires se va crudo a Nonogasta, se lo transforma en un lugar donde no tienen planta de tratamiento porque la están construyendo con fondos del Estado argentino -además hoy está parada- y los traen terminados, a competir con los curtidores de Lanús, en la plaza de Buenos Aires. Además, como tienen promoción industrial, el 21% del IVA se lo llevan. Cuando uno crea este tipo de entidades empresariales es para asumir el problema, y para ponernos a trabajar en la solución. En esa solución buscamos que el Estado esté debidamente presente, no sólo en la parte judicial. Precisamos que haya legislación que no sea punitiva, que sea creativa e innovadora, que estimule y un ejecutivo que actúe a la par. Se ha comenzado de a poco a crear condiciones y conciencia dentro de la parte política y lo veo con buen pronóstico hacia delante. En Europa, este problema se solucionó rápidamente, intervino el Estado dando las condiciones y en seis años se solucionó el problema. Se erradicaron las industrias a parques industriales, donde tienen plantas de tratamiento. Es lo que estamos buscando desde UISCUMARR para solucionar el problema, que comience a haber en la Cuenca Matanza Riachuelo una mayor cantidad de parques industriales.

─ PREGUNTA: ¿Uds. manejan información sobre cuántas empresas han sido declaradas agentes contaminantes?

Aldo Esposito: Manejamos la información que aparece en los medios, la recopilamos, la compaginamos, la que tiene ACUMAR y la que se encentra en Internet. La información es un problema...


Aldo Esposito integra también el directorio de Tratamientos de Efluentes Avellaneda (TEA), “empresa que recibió barros de cromo para tratar pero, como no podía tratarlos, los enterró en el predio de al lado”, según el informe de Greenpeace.

TEA fue clausurada por Acumar en abril de 2012 por contaminar. “A partir de la constatación de que TEA disponía de manera ilegal residuos sólidos en uno de los predios lindantes, Greenpeace tomó muestras de suelo: los valores de cromo hallados superan 84 veces el límite permitido para el uso residencial de suelo, y 26 veces lo permitido para uso industrial”, sostiene el documento.

1 comentario:

  1. Esto de que las curtiembres prestan colaboracion es mentira, solo hay que hacercarse al barrio obrero donde la gente sufre en el aire la misma contaminacion que sobre el riachuelo o peor, es como un campo genocida de intoxicacion masiva. FONSECA hace plata envenenando toda una poblacion y el riachuelo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...