domingo, 6 de mayo de 2012

CONGRESO VILLERO EN PLAZA DE MAYO







Ayer, sábado 4 de mayo, al pie de la Pirámide de Mayo se realizó el Primer Congreso Villero de la ciudad de Buenos Aires.

Según señalaron los organizadores, casi 2500 vecinos de más de 15 villas porteñas debatieron acerca de la realidad de sus barrios y la necesidad de obtener respuestas inmediatas a sus principales necesidades y reivindicaciones.

Se desarrollaron comisiones temáticas tales como: situación de la vivienda, urbanización e infraestructura; salud; educación; seguridad y derechos humanos; géneros y contaminación ambiental.

El evento fue convocado por un conglomerado de organizaciones sociales porteñas y contó con la presencia de representantes del movimiento de Movimiento de Pobladores en Lucha (Chile); Galpón de Corrales (Uruguay) y Jiovanny Samanamud, del Instituto de Investigación Pedagógica Plurinacional (Bolivia).

Algunas de las villas que estuvieron representadas fueron: barrio Ramón Carrillo, 31 de Retiro, Los Pinos, 1.11.14, 21-24, Los Piletones, El Pueblito, Barrio Bermejo, barrio Charrúa y La Carbonilla.

En un comunicado previo a la realización del congreso, los organizadores señalaron que «cuando hablamos de las villas de la ciudad, hablamos de una historia de postergación, exclusión y marginación. Generalmente se habla de casillas, delincuencia, tomas; jamás de los miles y miles de vecinos que padecemos hasta el extremo las consecuencias de la pobreza. Hombres y mujeres de trabajo, capaces de pelearle a la vida un lugar de dignidad. Los malos gobiernos nos han llevado por dos caminos; uno el de la resignación, donde nos han hecho creer que la pobreza es ‘natural’, hereditaria’ y nuestros pibes están condenados a repetir nuestra historia. El otro camino es más villano, y se concentra en generar acciones que tiendan a no posibilitar el cambio, la transformación del primero. Tienden a dividirnos, a que prevalezcan las mezquindades. Frente a todas las injusticias debemos contestar con solidaridad y unidad. Todo camino tiene un comienzo y el principio es reconocernos como villeros y villeras capaces de transformarnos y transformar lo que nos rodea: las relaciones y las prácticas, las condiciones de hacinamiento, la discriminación».



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...