miércoles, 23 de noviembre de 2011

EL DESAFÍO






No va a ser fácil. El Riachuelo, también, está metido en medio de la batalla cultural en ciernes. Más allá de los temas técnicos, sociales, urbanísticos, antropológicos, geológicos, hidráulicos... que han sido estudiados y analizados, debemos encontrar una respuesta política al presente y futuro de nuestro querido Riachuelo.

Desde 2003, sabemos que sólo la política da respuestas a las necesidades de la gente, y que si la política da un paso al costado, toma el timón la economía, y ya sabemos qué intereses representa y quiénes salimos perjudicados cuando eso sucedió.

Todos los días de muchos años hemos cruzado los puentes, en colectivo, en tren, en auto, o a pié, acostumbrados al mal olor, al olvido, naturalizando la presencia ausencia, el silencio y la mancha en nuestras conciencias. La grieta neoliberal que abrió heridas dolorosísimas en nuestra sociedad, continua abierta entre la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma. Ahora es un curso de agua sucia con barros contaminados que se quedó sin barcos por orden judicial.

¿Hasta cuando?

¿Qué quiere el gobierno Macrista, qué quieren los municipios costeros? Debemos interpelarlos. Si no lo hacemos con la fuerza suficiente de la movilización y el conocimiento de nuestros derechos como ciudadanos, si no hacemos escuchar nuestra voz y nuestra propuesta superadora para mejorar la calidad de vida de nuestras familias y nuestro medio ambiente, seremos rehenes del mercado inmobiliario, de las políticas neoliberales, y de nuestra abulia como ciudadanos.

A trabajar, a soñar, a peticionar, a molestar... Nunca menos




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...